La llama del deseo


El Deseo… ¡ay el Deseo! Esa fuerza interna que nos lanza hacia otro cuerpo… esa sensación que se siente como un hambre del Otro, desatando una energía que nos moviliza hacia ese cuerpo, a través de nuestro cuerpo.

El Deseo, esa llama que enciende otra llama, que vibra, que calienta, que incendia… y que –a veces- se apaga dejando solo rastros de un hilo de humo que se diluye en el aire de la cotidianidad.

El Deseo es la puerta hacia una sexualidad activa, hacia la expresión de esos seres sexuales que somos ¿por qué se cierra entonces esta puerta matando lentamente las inmensas potencialidades de placer y de intimidad que nos regala?

Sylvia De Béjar, escritora, experta en sexualidad , educación sexual y autora del famoso libro “Tu sexo es tuyo” cuyo título sirvió de inspiración a este blog, nos revela en su último libro “Deseo” importantes claves para entender el fenómeno.

Dice De Béjar, que el deseo en el hombre está fundamentalmente asociado a su genitalidad, mientras que en la mujer se asocia con sentimientos y emociones.

“Las mujeres -dice- llegan al sexo por la intimidad, mientras que con los hombres ocurre todo lo contrario, descubren qué es la intimidad a través del sexo”. “A las mujeres se nos gana por la intimidad y por las emociones”, insiste De Béjar.

Una de las causas de pérdida de deseo en la mujer por su pareja, según la investigadora, es no sentirse valorada por ésta, lo cual se manifiesta de  mil y un formas y detalles en lo que se refiere a la muestras de compromiso con la vida en común, con los hijos y la familia, de apoyo a su carrera. “Una mujer necesita que un hombre la valore para tener ganas de ese hombre”, afirma Sylvia De Béjar en una entrevista con EFE; si esto no sucede, ella puede albergar un “enojo oculto” (muchas veces inconsciente) que la lleva a “castigar” a su pareja, quitando frecuencia a los encuentros sexuales, lo cual va matando el deseo.

Según los estudios, los hombres que valoran a sus mujeres y se lo hacen sentir, tienen más y mejor sexo ¡qué clave ¿no?! Pero a ellas les toca también detenerse, sentir, expresar y PEDIRLE a su pareja lo que necesitan para sentirse valoradas… mujer ¡tu deseo está en tus manos también!

¿Y qué será lo que mata el deseo de hombre por una mujer?

(Agradecimiento a A.E. por nutrirme de estas excelentes fuentes de inspiración para mi blog y a S.S. por sus correcciones y comentarios)
Anuncios

  1. #1 por Pablo Liendo el 06/04/2011 - 12:04 pm

    Tu dices:

    “mujer ¡tu deseo está en tus manos también!”

    Opps! Eso podría interpretarse que no se requiere pareja alguna. Amarse a uno mismo, a lo Walt Whitman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: