Archivo para la categoría Mujer

Abrir las piernas

Eros-Monella

Escena de la Película “Monella” de Tinto Bras (Italia, 1998)

“Que soy un tumulto de cuerpos,
que dormí largo tiempo,
que viví largo tiempo,
y cuando me hice fruta,
supe lo que me esperaba”

Fragmento del poema “Cuando me hice fruta”
Joumana Haddad (Líbano)

Para las mujeres criadas en sociedades, culturas y religiones donde el sexo y el placer erótico son sinónimo de pecado, tentación y libertinaje, abrir las piernas de manera sana, consciente y asertiva se convierte en una de las conquistas más importantes.

Como un guiño perverso, la sociedad incluso premia con el adjetivo “elegante” a unas piernas bien cerradas y cruzadas, y con el de “vulgar” a unas abiertas a la vida.

El reto de abrir las piernas para una mujer  comienza por abrirlas para recibir todo aquello placentero que pueda caber en el vértice de esa “V” que es fuente de placeres: un pene, una lengua, una mano traviesa.

Pero lo más terriblemente difícil del reto de abrir las piernas, comienza con abrir todo el cuerpo y la mente, y tiene que ver con esa apertura total frente a la mirada del amante, es exponer ante esa mirada del otro toda la geografía de los genitales femeninos, normalmente escondida en las oscuridades sudorosas de la ropa y de la historia.

Ese reto en nivel superlativo pasa primero por ser capaz de tomar un espejo , de explorar con curiosidad y fascinación labios mayores y menores, de desencapuchar el clítoris y verlo emerger con toda su potencialidad de placer,   de observar en detalle todas las puertas de entrada o de salida que alberga ese territorio agreste; ese reto pasa por encontrarse frente a frente con ese rostro que mira desde abajo a quien lo mira, desde ese espejo revelador, y ser capaz de encontrarlo hermoso, único, apetecible, aceptando sus posibles imperfecciones o cicatrices de guerra.

Abrir las piernas a la mirada deseosa del amante, abrirlas sin miedo, sin vergüenza, sin  pudor  introyectado,  constituye la invitación más poderosa y excitante a esos ojos y a ese cuerpo que observan, es un código que dice: “Mira lo que tengo aquí para ti, ven, te invito, te doy permiso para adentrarte a este lugar del mundo donde habita el placer para ambos”.

Mujer, si aún no sabes, no te atreves, o te cuesta abrir tus piernas y ofrecerte como una fruta jugosa y madura a la mirada de tu pareja, te invito entonces a emprender con determinación el viaje de esa conquista que cambiará tu vida sexual para siempre.

Y ya sabes: recuerda que ese viaje comienza con el espejo… Espejito, espejito, dime ¿de quién es la vulva más hermosa, incitante, excitante y apetitosa del universo?

,

2 comentarios

El regalo de la Masturbación (femenina)

Nunca olvidaré el silencio lleno de significados del grupo de mujeres de las primeras tertulias sobre sexualidad (sexulias) que realicé en el año 2003 en la sesión dedicada a la masturbación, cuando, luego de la acostumbrada introducción al tema, dejé la palabra a las participantes…

Al contrario de lo sucedido con otras sesiones con temas como el orgasmo, la seducción, el deseo, en las que la chispa de la conversación y el aprendizaje colectivo se encendía como brasa de verano, hablar de la masturbación desde la perspectiva personal y propia resultó ser cuesta arriba para la mayoría, su silencio fue estruendoso lo cual exigió todos mis recursos de facilitadora para lograr la apertura necesaria.

Años después de aquella inquietante experiencia, y habiendo digerido lo sucedido y complementado mis reflexiones con otras conversaciones íntimas con mujeres de variadas edades y estatus marital,  vuelvo al ruedo sobre este tema, para contribuir a cambiar la mirada femenina acerca de la masturbación ¡porque resulta que la misma es nada menos y nada más que un REGALO, un ENCUENTRO ESPECIAL, una OPORTUNIDAD de descubrirte y una MEDICINA inigualable! Veamos…

Un REGALO:  Si, es un regalo que te das, así como cuando decides comerte ese rico helado con el que te antojaste o simplemente darte una rica ducha tibia con jabones y espumas de suaves aromas. Cuando tienes hambre en tu casa, vas a la cocina, abres la despensa o la heladera y te regalas algo para comer ¿no? ¿Y qué haces cuando tienes HAMBRE de sexo en el cuerpo, ganas de contacto, de caricias y de orgasmo? ¿Y no tienes a una pareja sexual allí  mismo, bien dispuesta y con todas las condiciones? ¿Por qué renunciar a la satisfacción? ¿por qué negarte ese regalo? Piénsalo: “Lo quiero y me lo regalo”, “lo quiero y me lo merezco”, punto.

Un ENCUENTRO ESPECIAL: Con la persona que está más cerca de ti, con alguien que te quiere y te necesita ¡contigo misma!!!! Es un alto en el loco y rápido devenir de la vida moderna, para encontrarte contigo, con tu cuerpo, con tus sensaciones, con tu capacidad de sentir placer… Este encuentro, como todos los encuentros especiales, requiere preparación, un espacio de paz, teléfonos apagados, tal vez una ducha fresca, seguida de unas caricias con ese aceite o crema humectante cuyo olor y textura tanto te gustan… tal vez unas velas aromáticas o un incienso del olor que más te guste  y una musiquita rica y relajante  ¿acaso no preparas amorosamente tu casa o tu alcoba cuando vas a tener una encuentro especial?

Una OPORTUNIDAD DE DESCUBRIRTE:  El cuerpo de la mujer es un extraordinario y complejo mundo lleno puntos, concavidades y convexidades, cimas y valles, selvas y llanuras. Acariciar tus vastos y sensibles paisajes, tocar tu clítoris de distintas formas, ingresar con tus dedos o juguetes sexuales en tu vagina o ano son sin duda oportunidades de oro para descubrir lo que más te excita, los botones clave que disparan tu climax ¡y esto te sirve no sólo a ti sino a tu pareja también! (siempre y cuando te atrevas a guiarlo y a iluminarlo sobre las artes de darle placer a tu cuerpo ¡él o ella estarán felices de que le brindes esa información!). En el siguiente link encontrarás un video fascinante con varias  técnicas de masturbación femenina  ¡no te lo puedes perder! Nota: Si eres hombre, el ver este video te puede dar muchas luces acerca de técnicas para ser usadas por ti en el cuerpo de ella.

(Agradecimiento especial a mi amigo Sergio S. por haberme dado a conocer este video)

Una MEDICINA sin igual:

Estudios han demostrado que las hormonas liberadas durante la excitación y el orgasmo, especialmente la oxitocina y la DHEA (dihidroepiandrosterona), también pueden tener efectos protectores contra el cáncer y las enfermedades cardiacas, tanto en hombres como en mujeres. Otro tipo de investigaciones han señalado el efecto de sedación y relajación que tienen en las personas la oxitocina y otras endorfinas que se liberan durante el orgasmo. Éstas pueden explicar por qué algunas personas usan la masturbación intuitivamente para conciliar el sueño y por qué el sexo es una estrategia para gestionar el estrés. Por otra parte, un estudio realizado en la Universidad de Wilkes en Pennsylvania observó que las personas que llegan al orgasmo presentaban en un 30% un anticuerpo que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico…

En otras palabras, masturbarte te hace bien desde todo punto de vista… entonces ¿cuál es el problema? ¿Qué te impide hacerlo?   o ¿qué te impide hacerlo más a menudo? ¿qué creencias o mitos habitan en tu mente que atentan contra esta maravilla que está al alcance de tus manos (literalmente)? ¿Cuándo te darás ese valioso regalo con plena conciencia de TODO lo que significa para tu bienestar y calidad de vida? ¿Qué esperas?

,

8 comentarios

Haciendo pesas…

Conos vaginales

En nuestro post   ” Músculos del placer”  te habíamos comentado sobre esos músculos del piso pélvico que –además de prevenir o combatir pro-lapsos o incontinencia urinaria – tienen un impacto maravilloso a la hora de potenciar tu sensibilidad sexual y capacidad orgásmica, si los mantienes fortalecidos ¡ganancia total!.

Además de la rutina de ejercicios de Kegel indicada en mencionado post, existen sets de pesas vaginales (también llamados conos), las cuales tienen una forma parecida a un tampón, con un hilo de nylon grueso para que puedas retirarlo con facilidad; estos sets vienen con 5 pesas de igual tamaño, pero varían en su peso comenzando con 5 gr. hasta la de 55 gr.

Al introducir una pesa o cono en tu vagina como si fuera un tampón, su peso hará que la gravedad tienda a que salga, lo cual impulsará un reflejo (que al principio será atendido conscientemente) de contraer tus músculos del piso pélvico para que esto no suceda.

Se recomienda usarlos 15 minutos por la mañana y 15 minutos por la noche, de pie o caminando, comenzando por el peso menor y ejercitar al menos durante una semana o hasta que puedas mantener el cono en tu vagina involuntariamente; entonces puedes intentar con el peso que le sigue hasta la quinta semana. Esta rutina es recomendable realizarla al menos tres veces al año. A las dos semanas de iniciada tu rutina secreta con las pesas vaginales, comenzarás a observar una mejoría notable en el tuno muscular de tus músculos del placer. Es importante que vacíes tu vejiga antes de usar el cono.

Estas pesas las puedes conseguir en farmacias, preguntas por los conos vaginales, existen variadas marcas (Lady System®, Femina, Femtone) la mala noticia es que no son baratas.

Pesos

1 comentario

Músculos del placer

Musculos del placer

¿Sabías que las mujeres estamos equipadas con un grupo de músculos que se encuentran en el piso pélvico y que juegan un rol fundamental en los niveles de placer que podamos sentir cuando tenemos actividad sexual con penetración?

 

Mi descubrimiento de estos músculos llamados púbeococcígeos hace ya varios años de la mano de una excelente sexóloga, fue para mí una gran revelación que cambió exponencialmente mi capacidad de sentir. Recuerdo con claridad y fascinación cómo ella podía medir con un aparato especial el nivel de avance en la presión y fuerza de estos músculos mediante un sensor especial ubicado en mi vagina.

 

Como cualquier otro músculo, estos músculos se pueden fortalecer mediante el ejercicio, con rutinas sencillas, que puedes hacer en cualquier parte y momento sin que nadie se entere de que te estás “entrenando” para mejorar tu vida sexual.

 

Para poder ejercitar un músculo, es importante que primero seas capaz de identificarlo muy bien, pero ¿cómo? Hay distintas maneras:

 

  • Siéntate sobre el WC y coloca un dedo en tu vagina. Aprieta tu dedo con tu músculo vaginal. Debes ser capaz de sentir cómo se contrae el músculo alrededor de tu dedo.
  • Mientras orinas, detén el flujo de orina a la mitad al contraer tus músculos del piso pélvico. ¡esos son los músculos! No hagas esto repetidamente, sólo pocas veces hasta haber identificado lo que buscas.

 

Una vez que hayas identificado tus músculos del piso pélvico, estarás lista para practicar los ejercicios de Kegel (así llamados por su creaador, el Doctor Arnold Kegel MD, quien en 1940 desarrolló estos ejercicios para mejorar la incontinencia urinaria y los mismos han resultado ser de enorme utilidad en sexología). Es importante que comiences tus ejercicios de manera incremental; puede que experimentes dolor muscular muy ligero cuando practiques por primera vez estos ejercicios. Ten precaución, si haces demasiados ejercicios antes de que estés lista (¡entiendo que quieras “volar” y comenzar a sentir los beneficios!), podrías experimentar dolor y fatiga muscular más marcados. No se recomienda comenzar con el número máximo de ejercicios.

 

A continuación expongo la rutina de ejercicios de Kegel recomendada por el Doctor Frederick R. Jelovsek MD, miembro de Sociedad Americana de Cirujanos Ginecológicos.

 

Indicaciones Generales

 

·         No practiques estos ejercicios mientras orinas, deteniendo el flujo de orina a la mitad. Finalmente esto podría causar dificultades de evacuación.

·         Vacía tu vejiga antes de iniciar los ejercicios.

·         Mantén relajados tus músculos del abdomen y de los muslos.

·         Atrae los músculos hacia arriba y hacia adentro. No tenses tu abdomen.

·         Respira mientras mantienes los músculos contraídos.

·         Trata de obtener la tensión máxima con cada contracción muscular.

·         Trata de contraer los músculos mientras te encuentras en diferentes posiciones. Inténtalo mientras estas de pie, sentada, acostada y con tus pies juntos y separados.

 

Semana 1

·         Contrae tus músculos del piso pélvico durante 6 segundos. Relájalos durante 6 segundos.

·         Repite esto 25 veces. (Esto dura aproximadamente 5 minutos.)

·         Haz esto 3 veces al día; un total de 75 contracciones.

 

Semana 2

·         Repite las contracciones  50 veces. (Esto dura aproximadamente 10 minutos.)

·         Haz esto 3 veces al día; un total de 150 contracciones.

 

Semana 3

·         Repite las contracciones 75 veces. (Esto dura aproximadamente 15 minutos)

·         Haz esto 3 veces al día; un total de 225 contracciones.

 

Semanas 4-24

·         Repite las contracciones 100 veces. (Esto dura aproximadamente 20 minutos.)

·         Haz esto 3 veces al día; un total de 300 contracciones.

 

Después de 24 semanas

·         Repite esto 50 veces. (Esto dura aproximadamente 10 minutos.)

·         Haz esto 3 veces al día; un total de 150 contracciones.

 

Truquitos para que los Ejercicios de Kegel se conviertan un Hábito

 

·         Programa tus ejercicios de Kegel a la misma hora todos los días, (como durante un programa regular de televisión, mientras lavas los platos o antes de ir a la cama).

·         Encuentra tu misma una manera de recordar practicar los ejercicios de Kegel. Por ejemplo, podrías poner una nota o letrero en tu espejo o refrigerador.

·         Prémiate todos los días que hagas tus ejercicios de Kegel. Por ejemplo, podrías poner una estrella dorada en tu calendario.

·         Podrías olvidar practicar tus ejercicios durante unos cuantos días. Es común tener unos cuantos tropiezos cuando trates de hacer cualquier cambio nuevo. No te desanimes. Sólo regresa a tu programa de ejercicio.

·         Registra tu progreso de forma diaria o semanal.

 

 

¡Mucho éxito con tu rutina de ejercicios secretos! (en este instante voy por 25…26…27… ¡qué rico!)

 

Fuentes:

Society of Ginecologic Surgeons.

http://www.sgsonline.org/sgsinc/patiented/educate_articles/edui003.htm

 

 

 

3 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: