Entradas etiquetadas como Orgasmo

El regalo de la Masturbación (femenina)

Nunca olvidaré el silencio lleno de significados del grupo de mujeres de las primeras tertulias sobre sexualidad (sexulias) que realicé en el año 2003 en la sesión dedicada a la masturbación, cuando, luego de la acostumbrada introducción al tema, dejé la palabra a las participantes…

Al contrario de lo sucedido con otras sesiones con temas como el orgasmo, la seducción, el deseo, en las que la chispa de la conversación y el aprendizaje colectivo se encendía como brasa de verano, hablar de la masturbación desde la perspectiva personal y propia resultó ser cuesta arriba para la mayoría, su silencio fue estruendoso lo cual exigió todos mis recursos de facilitadora para lograr la apertura necesaria.

Años después de aquella inquietante experiencia, y habiendo digerido lo sucedido y complementado mis reflexiones con otras conversaciones íntimas con mujeres de variadas edades y estatus marital,  vuelvo al ruedo sobre este tema, para contribuir a cambiar la mirada femenina acerca de la masturbación ¡porque resulta que la misma es nada menos y nada más que un REGALO, un ENCUENTRO ESPECIAL, una OPORTUNIDAD de descubrirte y una MEDICINA inigualable! Veamos…

Un REGALO:  Si, es un regalo que te das, así como cuando decides comerte ese rico helado con el que te antojaste o simplemente darte una rica ducha tibia con jabones y espumas de suaves aromas. Cuando tienes hambre en tu casa, vas a la cocina, abres la despensa o la heladera y te regalas algo para comer ¿no? ¿Y qué haces cuando tienes HAMBRE de sexo en el cuerpo, ganas de contacto, de caricias y de orgasmo? ¿Y no tienes a una pareja sexual allí  mismo, bien dispuesta y con todas las condiciones? ¿Por qué renunciar a la satisfacción? ¿por qué negarte ese regalo? Piénsalo: “Lo quiero y me lo regalo”, “lo quiero y me lo merezco”, punto.

Un ENCUENTRO ESPECIAL: Con la persona que está más cerca de ti, con alguien que te quiere y te necesita ¡contigo misma!!!! Es un alto en el loco y rápido devenir de la vida moderna, para encontrarte contigo, con tu cuerpo, con tus sensaciones, con tu capacidad de sentir placer… Este encuentro, como todos los encuentros especiales, requiere preparación, un espacio de paz, teléfonos apagados, tal vez una ducha fresca, seguida de unas caricias con ese aceite o crema humectante cuyo olor y textura tanto te gustan… tal vez unas velas aromáticas o un incienso del olor que más te guste  y una musiquita rica y relajante  ¿acaso no preparas amorosamente tu casa o tu alcoba cuando vas a tener una encuentro especial?

Una OPORTUNIDAD DE DESCUBRIRTE:  El cuerpo de la mujer es un extraordinario y complejo mundo lleno puntos, concavidades y convexidades, cimas y valles, selvas y llanuras. Acariciar tus vastos y sensibles paisajes, tocar tu clítoris de distintas formas, ingresar con tus dedos o juguetes sexuales en tu vagina o ano son sin duda oportunidades de oro para descubrir lo que más te excita, los botones clave que disparan tu climax ¡y esto te sirve no sólo a ti sino a tu pareja también! (siempre y cuando te atrevas a guiarlo y a iluminarlo sobre las artes de darle placer a tu cuerpo ¡él o ella estarán felices de que le brindes esa información!). En el siguiente link encontrarás un video fascinante con varias  técnicas de masturbación femenina  ¡no te lo puedes perder! Nota: Si eres hombre, el ver este video te puede dar muchas luces acerca de técnicas para ser usadas por ti en el cuerpo de ella.

(Agradecimiento especial a mi amigo Sergio S. por haberme dado a conocer este video)

Una MEDICINA sin igual:

Estudios han demostrado que las hormonas liberadas durante la excitación y el orgasmo, especialmente la oxitocina y la DHEA (dihidroepiandrosterona), también pueden tener efectos protectores contra el cáncer y las enfermedades cardiacas, tanto en hombres como en mujeres. Otro tipo de investigaciones han señalado el efecto de sedación y relajación que tienen en las personas la oxitocina y otras endorfinas que se liberan durante el orgasmo. Éstas pueden explicar por qué algunas personas usan la masturbación intuitivamente para conciliar el sueño y por qué el sexo es una estrategia para gestionar el estrés. Por otra parte, un estudio realizado en la Universidad de Wilkes en Pennsylvania observó que las personas que llegan al orgasmo presentaban en un 30% un anticuerpo que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico…

En otras palabras, masturbarte te hace bien desde todo punto de vista… entonces ¿cuál es el problema? ¿Qué te impide hacerlo?   o ¿qué te impide hacerlo más a menudo? ¿qué creencias o mitos habitan en tu mente que atentan contra esta maravilla que está al alcance de tus manos (literalmente)? ¿Cuándo te darás ese valioso regalo con plena conciencia de TODO lo que significa para tu bienestar y calidad de vida? ¿Qué esperas?

Anuncios

,

8 comentarios

Orgasmos de mente…¡Y no estoy demente!

No lo podía creer cuando- en una serie titulada “Strange Sex” (Sexo Extraño) por el canal de TV por cable Discovery- vi que entrevistaban a una mujer que decía tener orgasmos con su mente, es decir, sin tocarse o ser tocada.

Me quedé paralizada,  y no podía creer lo que escuchaba y veía en la pantalla porque yo ya había descubierto esa capacidad de mi cerebro y de mi cuerpo hace diez años, pero no comentaba mucho de ella porque sonaba a un alarde sin sentido y con una mezcla de demencia y visos de mentira.

Mi recién descubierta colega en orgasmos de mente se llama  Barbara Carrellas, quien, antes de ser terapista sexual, trabajó en Broadway durante los años 80, en plena epidemia de SIDA, a causa de la que perdió muchos amigos artistas, lo que la impulsó a buscar fuentes alternativas de placer orgásmico sin contacto físico por pánico a ser contagiada del temible virus.

Científicos de la Universidad de Rutgers estudiaron hace dos años el cerebro de Barbara durante sus orgasmos con escaneos de resonancia magnética  y descubrieron que las partes de su cerebro que se activaban eran las mismas que en las de un orgasmo por contacto.

Barbara llama a estos orgasmos “orgasmos de energía y respiración” y cuenta que se sienten en todo el cuerpo, no están localizados en la zona genital, como los otros. Ella enseña su técnica a hombres y mujeres en sus talleres de “Tantra urbano” por todo el mundo.

Yo doy fe de que he tenido orgasmos en diversas actividades sin contacto físico conmigo misma o con mi pareja sexual, simplemente con una mirada profunda, tendida sola en la cama, conduciendo un auto (he tenido que detenerme para proteger mi vida y la de otros), haciendo ejercicios, en una sesión de biodanza, etc. Esta capacidad se activa en mí por épocas y luego se adormece también hasta que nuevo surge espontáneamente, sobre todo en las épocas en que realizo mis rutinas de ejercicios de contracción y relajación de la musculatura del suelo pélvico (ejercicios de Kegel)

Luego de escuchar a Barbara, e investigar sobre el fenómeno, llego a la feliz conclusión de que no estoy sola con mis orgasmos sin contacto  (a raíz del programa cientos de personas se comunicaron con Barbara  para contarle de sus orgasmos logrados con el pensamiento) me inclino a pensar que todos tenemos esa capacidad, de que el cerebro es el principal órgano sexual y de que no está nada mal explorar esos fascinantes caminos hacia el placer.

Sin desestimar para nada los ricos orgasmos que podemos regalarnos con nuestra pareja y también con nosotros mismos, se trata de incorporar una fuente más de placer a nuestro repertorio de caminos hacia esa deliciosa “pequeña muerte” que tanto bien nos hace para la salud.

Links relacionados:

Las cosas que no sabes del Orgasmo (Inglés)

Mary Roach: Las 10 cosas que no sabías sobre el Orgasmo (Video Inglés con titulos en español  serie TED)

2 comentarios

Secreto a voces: Las mujeres alcanzan el orgasmo con menos frecuencia de la que ellos creen

Famosa escena de fingimiento de orgasmo en la película “Cuando Harry encontró a Sally” protagonizada por Meg Ryan en 1989

Uno de los estudios más completos que se ha desarrollado en los últimos tiempos acerca de aspectos clave de la sexualidad humana en los EUA (la Encuesta Nacional sobre Conducta y Salud Sexual), realizada por investigadores del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana, con una muestra de 5.865 adolescentes y adultos entre los 14 y los 94 años, arroja un diferencia inquietante entre los orgasmos que dicen haber tenido las mujeres y los que los hombres creen que ellas tuvieron.

¡Este numerito es de 21%! Es decir, según el estudio, 85% de los hombres reportaron que sus parejas habían tenido orgasmo en su encuentro sexual más reciente, mientras solo el 64% de esas mujeres dijeron haberlo tenido realmente.

Este 21% de diferencia entre percepción masculina y realidad femenina nos habla de ese famoso recurso de la mujer de fingir el orgasmo por razones que van desde evadir la realidad, proteger la auto-estima sexual del hombre como proveedor de placer a su pareja, incapacidad para pedir lo que se necesita, auto-engañarse posponiendo una conversación que puede cambiar la historia donde las mujeres compiten por el Oscar a la mejor actriz.

Nunca un 21% nos dijo tanto de un secreto a voces que se repite día a día en cientos de miles de contactos sexuales humanos alrededor del mundo.

Y es ese secreto bien guardado en el corazón (¡y en el cuerpo de la mujer!) se va instalando durante años acurrucado en el silencio que duele, erosionando el deseo, mientras el tiempo pasa… ¡y nada PASA!

¿ y cómo puede pasar algo cuando se niega que pasa lo que PASA? ¿acaso negarlo hace que no pase? ¿cuál es el precio de esta profunda negación?

Si una mujer ha sido invitada a una cena especial   y  se queda  con hambre ¿cómo va a saber su ansioso anfitrión (¡quien, de paso, lo más probable es que quiera complacer a su invitada!) que ella quiere más si le dice: “ya estoy llena, no más por favor…”?

Fingir el orgasmo o simplemente hacerle creer a nuestra pareja que sí lo tuvimos equivale precisamente a eso: a tener hambre y decir que estamos llenas, a morirnos de  sed y evitar acercarnos al río, a comprarnos unos zapatos que no nos gustan ¡y hasta nos aprietan! porque “pobrecita la vendedora que me ha bajado 6 pares para que me los pruebe”.

Ese inquietante y doloroso 21% invita a las mujeres a una reflexión profunda de lo que significa asumir la responsabilidad plena acerca de su placer sexual, a revisar en qué otras áreas de su vida niegan sus más genuinas necesidades para complacer el ego de otros o “cuidar los afectos”, a utilizar el poder generador del lenguaje humano para PEDIR (mi trabajo en tertulias de sexualidad sólo con hombres me reveló el profundo compromiso que suelen tener ellos a la hora de ser unos verdaderos compañeros preocupados de satisfacer a su pareja ¡ayúdalo a hacerlo!); asumir la responsabilidad por la propia sexualidad significa RECONOCER, PEDIR, HABLAR, EXPLORAR…  sentir que “TU SEXO ES TUYO”.

Este 21% también invita a los hombres, fundamentales co-protagonistas de esta historia, a preguntarse ¿cómo puedo afinar los oídos amorosos de todas mis células para escuchar con atención qué me dicen los silencios o los gemidos de mi pareja? ¿cómo puedo invitarla a un diálogo constructivo y generador sobre el tema, abierto a escuchar y a ensayar nuevos y fascinantes caminos para la satisfacción plena de AMBOS? ¿cómo puedo trasmitirle que su orgasmo no es un gran premio o trofeo para mi, que la cosa  no es una competencia con ganadores que “logran” el orgasmo para otros, sino que se trata de la construcción de un vínculo profundo que se manifiesta en el placer de los cuerpos?

Ojalá muy pronto el fingimiento del orgasmo femenino deje de ser un secreto a voces, sino una realidad sobre la que hablen las voces que ya no quieren guardar más un secreto que quema… y así lograr que ese 21% se transforme en 0%.

1 comentario

Haciendo pesas…

Conos vaginales

En nuestro post   ” Músculos del placer”  te habíamos comentado sobre esos músculos del piso pélvico que –además de prevenir o combatir pro-lapsos o incontinencia urinaria – tienen un impacto maravilloso a la hora de potenciar tu sensibilidad sexual y capacidad orgásmica, si los mantienes fortalecidos ¡ganancia total!.

Además de la rutina de ejercicios de Kegel indicada en mencionado post, existen sets de pesas vaginales (también llamados conos), las cuales tienen una forma parecida a un tampón, con un hilo de nylon grueso para que puedas retirarlo con facilidad; estos sets vienen con 5 pesas de igual tamaño, pero varían en su peso comenzando con 5 gr. hasta la de 55 gr.

Al introducir una pesa o cono en tu vagina como si fuera un tampón, su peso hará que la gravedad tienda a que salga, lo cual impulsará un reflejo (que al principio será atendido conscientemente) de contraer tus músculos del piso pélvico para que esto no suceda.

Se recomienda usarlos 15 minutos por la mañana y 15 minutos por la noche, de pie o caminando, comenzando por el peso menor y ejercitar al menos durante una semana o hasta que puedas mantener el cono en tu vagina involuntariamente; entonces puedes intentar con el peso que le sigue hasta la quinta semana. Esta rutina es recomendable realizarla al menos tres veces al año. A las dos semanas de iniciada tu rutina secreta con las pesas vaginales, comenzarás a observar una mejoría notable en el tuno muscular de tus músculos del placer. Es importante que vacíes tu vejiga antes de usar el cono.

Estas pesas las puedes conseguir en farmacias, preguntas por los conos vaginales, existen variadas marcas (Lady System®, Femina, Femtone) la mala noticia es que no son baratas.

Pesos

1 comentario

Para mí, el Orgasmo es…

... y para ti ¿qué es?

... y para tí ¿qué es?

 

Un Secuestro Express
del cuerpo
que Soy

un latigazo de placer
en la espalda de la Noche

un grito profundo
en la garganta del cérvix

el Big Bang
en el universo de un instante

Así muero
y resucito
sólo para volver a morir

_____

Blogalaxia Tags:

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: